1.- Piedra chilintosa

Se dice que esta piedra fue producto de la última gran erupción del volcán Cotopaxi  en 1877. La piedra tiene un diámetro de 6 metros de alto y 20 de ancho. La imagen de la Virgen de la Merced que se puede observar fue tallada en ella porque es considerada la protectora del volcán.

 Según la leyenda cuenta, esta piedra al momento de ser arrojada por el cráter del coloso fue destruyendo todo a su paso y posteriormente en el lugar donde hoy en día se encuentra la piedra se dice que se encontraban una señora de avanzada edad, un caballo y un gato negro,  solo el gato logro huir y según los moradores de ese entonces nunca más se supo de ellos como si la piedra se los hubiera tragado.

Se escuchaban Canciones, unas de amor, otras alegres, y otras tristes, no encontraban explicación, y por ello los pobladores la llamaron la piedra chilintosa, por los sonidos que emitía. Al pasar del tiempo, realizaron varias misas, y pintaron la figura de la virgen de las Mercedes en la piedra, desde entonces la piedra a dejado de emitir sonidos, pero se quedó con el nombre de Piedra Chilintosa.

Tradición:

Los feligreses cada año, por septiembre peregrinan 32 kilómetros desde el centro de Latacunga hasta el sector donde está la Piedra Chilintosa. La peregrinación se realiza con los primeros rayos del sol.  Los devotos primero asisten a la misa y de ahí se ubican detrás de la imagen de la Virgen de la Merced para caminar por más de seis horas.

2.- Parroquia Mulalo

Mulaló es una de las 10 parroquias rurales del cantón Latacunga Provincia de Cotopaxi, por su ubicación geográfica posee grandes atractivos naturales adecuados para el eco turismo.

Historia

Mulaló surgió como parcialidad “Atacameña” fusionada con antiguos grupos páeces, uropuquinas y colorados. La presencia de los invasores del sur, capitaneados por el Inca Huayna Capac motivó furiosas luchas en la comarca, luego de las cuales se sentó colonias de Mitimaes, ubicando estratégicamente bajo el control militar y político algunos Tambos, Adoratorios, Templos y palacios, destacándose entre ellos EL TAMBO MULAHALO o MULALÓ escala preferida en los viajes de Huayna Capac.

Los primeros franciscanos llegados a Mulaló y Tucunga fueron españoles con amplios conocimientos de Teología Filosofía, Gramática Latina y materias afines. Mulaló un pueblo noble y pujante que ha sabido sobre ponerse a las múltiples erupciones del Volcán Cotopaxi para en la actualidad ser una comunidad activa y solidaria para el desarrollo de la sociedad.

Tradición: Sus festividades de fundación y patronales datan desde el año 1535, año en el que fue fundado con la llegada de los padres Franciscanos e implantaron el catolicismo y se inician los homenajes a San Francisco de Asís como su patrono en la primera semana de octubre de todos los años. A partir de la década de los 60 Mulaló siente los cambios evolutivos de la sociedad donde aparecen los carros alegóricos, comparsas y la corrida de toros que se mantienen hasta la actualidad.

Actividad económica

La mayor parte de la población se dedica al sector agropecuario, aquí están los cultivos de flores y bróculi bajo invernadero y al aire libre que son los de mayor generación de empleo, también la pequeña industria láctea tiene su espacio reconocido con su principal producto el queso fresco que permite tener un mercado local para los productores de leche y fuentes de trabajo como la minería en la parte norte de la parroquia con la explotación de piedra pómez (chasqui) y material pétreo (piedra, arena, ripio ) del sedimento de las erupciones del volcán Cotopaxi.

3.- Hacienda San Agustín de callo

Esta hacienda se encuentra en las laderas del volcán Cotopaxi, ubicado en la parroquia Mulaló, fue construida sobre los asentamientos de un importante palacio inca, la Hacienda está situada a 3000 m.s.n.m. y localizado al Norte, considerado como el punto más cercano al Cuzco.

Historia

Este Palacio Inca fue construido por Tupac-Yupanqui (Emperador Inca) o Huayna-Capac en el siglo XV, alrededor del año 1440 d.c. Desde el siglo XV San Agustín de Callo ha sido utilizada como fortaleza Inca y convento Agustino.

En 1921: La Hacienda fue comprada por el general Leonidas Plaza Gutiérrez, líder de la Revolución liberal. Plaza llegó a ser Presidente del Ecuador en los años 1.901 y posteriormente en 1.912, posición que también ocupó su hijo Galo Plaza Lasso en 1.948. La Hacienda ha permanecido en la familia y actualmente es propiedad de la nieta del General, Mignon Plaza, cuyo padre, es el distinguido congresista y legendario torero aficionado, José María Plaza Lasso, quien jugó un papel fundamental en la política, del Ecuador, a lo largo de su vida.

En su patio se puede contemplar la belleza que nace al conjugar 3 distintos estilos arquitectónicos, Inca Imperial siglo XV, Español Colonial siglo XVIII y Republicano siglo XIX.

Sobresalen dos habitaciones en la hacienda, el comedor Inca que es la única sala que posee la construcción Inca imperial, posee nichos que son característicos de este estilo y una increíble vista al volcán Cotopaxi y la Capilla del Inca, con su techo que data del siglo XVII y muros de piedra volcánica perfectamente tallada.

Importantes visitas

Importantes visitantes como Jorge Juan de Santacilia y Antonio de Ulloa, quienes fueron seleccionados por el Rey de España para participar en esta Misión en 1736, quienes con sus descubrimientos científicos ayudaron a determinar la verdadera forma del planeta. De su visita dejaron un documento escrito en el que describieron lo que quedaba del palacio inca, y un dibujo que representaba lo que ellos imaginaron, fue el palacio original. Esta visita estuvo organizada y dirigida por CharlesMarie de la Condamine, el alpinista Inglés Edward Whymper y el científico y naturalista alemán Alexander Van Humboldt, quien visitó esta hacienda en el año de 1802, publicando tiempo después su obra ‘Monumentos de los Pueblos Indígenas del Ecuador’ (1820). En el año de 1859, Frederic Church, importante paisajista de la escuela de arte Hudsons River, visitó la hacienda y enalteció al Cotopaxi, como el volcán más activo del mundo.

En la actualidad San Agustín del Callo se ha transformado en una hostería que cuenta con diferentes habitaciones incaicas que ahora sirven de capilla y comedor y con detalles con piedras volcánicas que dan fe de la destreza artesanal de lugar, además de una sala con recuerdos de la familia Lasso, familia que fue la propietaria de esta Hacienda.

4.- El pueblo mágico de Ticatilín

El barrio Ticatilín está ubicado en la parroquia Mulaló, este barrio se está convirtiendo en una potencia turística por su gran atractivo que es poder visualizar la cara sur de majestuoso Volcán Cotopaxi, además los pobladores lo

El turismo comunitario ha sido una opción buena que han tomado los pobladores de este sector y ha sido conveniente para poder generar recursos que les ayuden a subsistir, generando nuevos emprendimientos para recibir a turistas  A partir de este este lugar se puede observar atractivos turísticos tales como el Volcán Cotopaxi, el Morurco, la piedra Santa Bárbara y cascadas de nacimientos naturales.

El Barrio Ticatilín conocido como paraíso escondido, ofrece varias actividades que puede generar curiosidad por visitar, ofrece camping, caminata, fotografía, entre otros.

5.- Cerró de callo

El Cerro del Callo es de origen volcánico, la formación se produjo debido al ascenso del magma por una fractura en la corteza terrestre situada en la parte superior del valle Cutuchi en el Callejón Interandino. No tiene actividad volcánica y tiene una altura de 3169 m.s.n.m.

En ocasiones ser ha dicho que esta formación volcánica fue producto de constructores incas, pero en realidad este cerro es producto de una erupción de gas a gran velocidad y calor que al salir a la superficie arrastró consigo rocas y arena volcánicas. Es cierto en cambio que en las proximidades existieron templos y construcciones de origen pre-incaico e inca que ahora forman bases y muros de hermosas haciendas coloniales.

Mitos

Decían que cerca del cerro se encontraba un ojo de agua y que a las seis de la mañana aparecían una gallina que ponía los huevos de oro y a su vez los polluelos, la gente que pasaba por ahí se sentía atraídas por el brillante color de estos y las personas que querían atraparlos se perdían pues esto no era más que una ilusión y la gente terminaba cayendo en el ojo de agua y nunca más se sabía de ellos.

Existía la teoría de que en la cima del cerro hay un pozo de ladrillo y que dentro de este se encontraban tesoros escondidos por los incas, que el ojo de agua también era una puerta de entrada al escondite de estos tesoros y las personas que entraban a nadar se perdían debido a lo espeso que es. Otra cosa que también resulta interesante es que se decía que en el cerro se encontró una lagartija de dos cabezas ninguno de estos mitos se ha comprobado científicamente pero son estos mitos los que siempre dan de qué hablar.

Actualmente este cerro es propiedad privada perteneciente a los herederos del expresidente del Ecuador Leónidas Plaza más antes, tenían acceso a este cerro pero debido a los linderos establecidos por los herederos ahora ya no se puede llegar al cerro aunque se rumora que posiblemente pongan una hostería en este lugar